SLACKSTONE II
15990
product-template-default,single,single-product,postid-49626,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive

SLACKSTONE II

38,00 

Solución natural para agua dialítica de Slackstone II es un metodo ideal para la utilización del agua de forma lógica y no invasiva, sencillo, barato, cómodo y fácil de usar.

Descripción

 

La Solución natural para agua dialítica ayuda a prevenir la formación de cálculos en el organismo o tratamiento de la litiasis, colelitiasis y otras enfermedades, utilizando para ello tecnologías vanguardistas y cualificados especialistas experimentados.

Modo de uso

Se recomienda utilizar un vaso de agua natural potable, de aproximadamente un cuarto de litro (250 c.c.) y preferentemente alto. Poner la ampolla en el vaso con la parte más estrecha hacia arriba. Se puede utilizar agua mineral si de desea, pero sólo es necesario en aquellos lugares donde el agua corriente sea muy dura. Como norma general utilizar el agua que habitualmente se utilice en la alimentación. Se ha comprobado que es mejor no usar infusiones de hierbas para preparar Agua Dialítica, aunque se pueden tomar, evidentemente, en cualquier otro momento. El Agua Dialítica activada, se tomará inmediatamente después de retirar la ampolla. Se volverá a llenar el vaso de agua y se sumergirá de nuevo la ampolla, para preparar la próxima toma, 24 horas después. Cada ampolla sirve para preparar 40 vasos, o lo que es lo mismo, 20 litros de agua. A partir de ese uso, la energía emitida por la ampolla disminuye considerablemente, hasta agotarse.

Advertencias

Tener cuidado de no someter el agua preparada a ningún calentamiento, refrigeración o agitación, pues esto desvirtúa su acción.

Si se desea calentar o enfriar utilizar un recipiente con agua caliente o con agua fría, e introducir el vaso.

La ampolla debe permanecer sumergida en el agua durante 24 horas aproximadamente, de forma que quede cubierta toda la parte gruesa de la ampolla.

La ampolla no debe abrirse ni romperse, lo que no tiene nada de extraño, ya que la energía generada por los cristales del interior de la ampolla atraviesa perfectamente el vidrio y se trasmite al agua.

(La ampolla es como si fuera una pila o batería de las que se usan en los aparatos eléctricos).

Si fuera necesario, se recomienda tapar el vaso con un paño o plástico, para evitar que caiga polvo, insectos, etc.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando, estarás aceptando el uso de las mismas.   
Privacidad